pepitagreens | SHAKSHUKA
18260
post-template-default,single,single-post,postid-18260,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

SHAKSHUKA

SHAKSHUKA

Me ha llamado mi amiga Agnès diciéndome que tenia muchos tomates en su huerto. Ecológicos. Hace poco hablábamos sobre ellos; parecía que este año no quisieran madurar y luego lo hicieron de golpe. Así es el campo, todo depende de muchos factores y no se puede planificar. Nos hemos hartado a ensaladas porque no hay como comer el tomate en su punto óptimo, pero mi cabeza le dió vueltas a este SHAKSHUKA.  Es una receta que inicialmente no quería hacer para el blog porque ya la he visto en muchos blogs, pero luego me he dicho “Y porque no?”  si es una receta maravillosa, además de ser rápida, sana y deliciosa.

El Shakshuka, que significa “todo mezclado” es una especie de samfaina o pisto típico de oriente medio que lleva hierbas y especies, se termina con unos huevos y se sirve en la misma sartén de hierro acompañado de pan. La base del plato son fundamentalmente tomates y pimiento rojo junto con cebolla y pimiento verde.

Es un plato que forma parte de la cultura gastronómica israelí, si bien su origen es incierto. Mientras que algunos historiadores lo sitúan en el Yemen, otros afirman que proviene del Imperio Otomano. De todas formas, cuando este plato se introdució en Israel provenía de las culturas del noreste de África, y más específicamente, de la región libio-tunecina. Es un plato que introdujeron los immigrantes de esa zona al tratarse de un plato económico, además de fácil y requerir solo el uso de una sartén.

Hoy en día este plato ha ido evolucionando y admite muchas variaciones o presentaciones finales:  Prueba añadirle queso feta desmenuzado o unas albóndigas de cordero si comes proteína animal; el picante lo dejo a tu elección, pero esta vez lo he hecho sin cayena porque a pesar de gustarme tampoco puedo abusar; si quieres prepararlo como cena para la familia quizás es mejor que lo evites también.

Es un plato fantástico que puedes dejar preparado con días de antelación y en el último momento añadir los huevos y cocer en el horno o en sartén a baja temperatura.

 

 

¿QUE NECESITO?

Para 4 personas

  • 800 gr de toates frescos pelados, sin pepitas
  • 190 ml de aceite de oliva virgen extra
  • 2 pimientos rojos picados
  • 2 pimientos verdes picados
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo
  • 1 cucharadita de semillas de comino
  • 4 cucharaditas de azúcar moreno o de coco
  • 1 hoja de laurel
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • 1 manojo de cilantro fresco picado
  • ½ cucharadita de hebras de azafrán
  • 1 cucharadita de pimentón dulce ahumado
  • Cayena molida al gusto (opcional)
  • Sal y pimienta
  • Agua (podría ser necesaria)
  • 4 huevos orgánicos

 

¿CÓMO LO HAGO?

Prepara las verduras. Si los tomates son frescos, escalda en agua 30 segundos, pela, saca las pepitas, y pica a trozos. Limpia la cebolla y los pimientos y pícalos. Pela y pica los dientes de ajo. Pica las hierbas aromáticas.

En una sartén honda o en una cazuela saltea la cebolla. Cuando hayan tomado color añade los pimientos, el azúcar, las hojas de laurel, el perejil y dos cucharadas de cilantro, y saltea hasta que las verduras hayan tomado un bonito color dorado. Agrega el ajo y deja que cambie el color y desprenda aroma sin que se queme. Añade entonces los tomates picados, el azafrán, la sal y la pimienta y deja cocer a fuego lento entre 15 y 20 minutos o incluso más. (dependerá del contenido de agua de los tomate).  Debes confitar hasta obtener una especie de Salsa/pasta. Ajusta de sal, pimienta y/o especies si es necesario. (Si quieres ahora puedes reservarlo en la nevera hasta que vayas a utilizarlo)

Casca los 4 huevos en la sartén y sala un poco. Tapa y deja cocer muy suavemente de 10 a 12 minutos, hasta que los huevos hayan cuajado sin que la yema se haya cocido. Finalizada la cocción espolvorea perejil y cilantro picado por encima y sirve acompañado de un buen pan.

 

NOTA:

Opcionalmente también puedes dejar que se cuezan en el horno y a baja temperatura: unos 125ºC y tapados para evitar que se cuezan por la parte superior. Si los haces en el horno puedes tardar media hora.

 

 

 

Añade a la lista de la compra

Comparte, imprime y visualiza en el móvil

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.