pepitagreens | FRITTATA DE CALABAZA, ESPINACAS, CEBOLLA CONFITADA y QUESO DE CABRA
18615
post-template-default,single,single-post,postid-18615,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,side_menu_slide_with_content,width_470,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive
 

FRITTATA DE CALABAZA, ESPINACAS, CEBOLLA CONFITADA y QUESO DE CABRA

FRITTATA DE CALABAZA, ESPINACAS, CEBOLLA CONFITADA y QUESO DE CABRA

Al llegar el fin de semana siempre me gusta tener alguna tarta salada lista, pero últimamente tengo a las tartas saladas un poco abandonadas. Además ahora acostumbro a hacer pan casero y no hay mejor compañero que una buena ración de Frittata y una ensalada. He preparado esta frittata con productos de temporada y que se encuentran en el mercado en otoño, elegí calabaza, espinacas, queso de cabra y cebolla confitada.
Las frittatas son en Italia lo que es una tortilla en nuestro país. Acostumbran a rellenarse de ingredientes muy variados como pueden ser carnes, quesos, verduras, hierbas aromáticas o setas e incluso de pasta. Se pueden cuajar en la sartén o en el horno y finalizada la cocción también se le pueden añadir  encima quesos, salamis o verduras crudas o cocidas.
Una de las preparaciones más habituales porque forma parte de la tradición popular italiana es la Frittata de cebolla que se compone de cebollas fritas en abundante aceite de oliva, huevos, sal, queso rallado y pimienta. Antiguamente era el plato pobre por excelencia, y fue durante décadas el alimento principal por los trabajadores, los trabajadores y los jornaleros.

Según las regiones, varia el tipo de frittatas y los ingredientes. En la zona del Piamonte y en otras regiones italianas, existe la denominada “Frittata rognosa” a la que aparte de huevos batidos con sal, pimienta, queso rallado y hierbas aromáticas, se le añade salami salteado (lo que seria longaniza o butifarra cocida) y desmenuzada o esparracada.  En la Toscana los campesinos se llevaban una frittata hecha con sobras del día anterior -tocino o restos de carne- al campo.

En la cocina napolitana es muy popular la frittata de macarrones o spaguetti, ya sean blancos o en tomate y se le añaden restos de jamón y/ o de queso.

Mi versión es un poco más ligera que esta última, así que allá va:

INGREDIENTES

  • 8 huevos
  • media calabaza mediana
  • 100 gr de espinacas baby
  • 100 gr de cebolla confitada (sino tienes puedes omitirla o añadirla frita)
  • 100 gr de queso de rulo de cabra
  • sal
  • pimienta
  • aceite

¿COMO LO HAGO?

Precalienta el horno a 175ºC.

Pela la calabaza, córtala a dados pequeños y ásala de 7 a 10 minutos al horno con un chorrito de aceite de oliva y una pizca de sal. Tiene que quedar firme y poco hecha.

En un bol bate los huevos con una pizca de sal. Añade las hojas de espinacas baby y la cebolla confitada y mezcla. Vierte la mitad de la mezcla en una sartén untada con aceite, reparte la mitad de la calabaza, y el queso cubre con el resto de huevos y añade la resta de calabaza por encima.

Hornea hasta que esté cuajada. Si no tienes una sartén para horno puede ser en un molde cerámico redondo  o puedes cuajarla como una tortilla.

Sírvela con pan y una ensalada.

Espero que la disfrutes !!!

 

Añade a la lista de la compra

Comparte, imprime y visualiza en el móvil

No hay comentarios

Sorry, the comment form is closed at this time.